lunes, 8 de octubre de 2012

Reseña--- A dos metros bajo tierra (Six Feet Under)


A lo largo de mi corta existencia he visto series de televisión. Claro. La mayoría animadas. Y que no tienen nada de malo.  Después dejé de ver la TV por un tiempo. Pero el año pasado algo en mí me obligó a cambiar. Empecé a leer sobre las series de HBO, AMC y otras cadenas y quería probar alguna. Así que decidí que fuera Six Feet Under.

No sé si fue la elección correcta. Me explico. Creo que la debería haber dejado para un futuro y poder captar la esencia de la serie. Con un primer visionado me quedé con frases, acciones y escenas, pero no creo que sea suficiente. Con esta serie no. Por eso, dentro de unos años, tengo la obligación de verla otra vez.

Pero pese a eso, una vez que me puse, no paré.

Sinceramente, no tengo palabras para describir lo que supone esta serie para mí. La sigo recordando por todo  y no evito estremecerme. Ya sea una escena cómica, dramática o alguna frase memorable, siempre tengo un buen recuerdo.


Creada por Alan Ball (guionista de la genial American Beauty), hablar de esta serie supone hablar de varias cosas: una ambientación más que perfecta, actores que se meten en su papel, se lo creen y haces que te enganches a las vidas de los Fisher. La historia comienza con la muerte del cabeza de familia, Nathaniel Fisher, director de una funeraria. El fallecimiento del progenitor provoca un duro golpe a la familia y el regreso del hijo mayor a casa. Con este principio, se da para desarrollar 5 temporadas llenas de personajes entrañables, un poco de humor negro y mucho drama.

No iré comentando las 5 temporadas, solo que todos los capítulos siguen un esquema general: muere alguien y el caso es trasladado a la funeraria. La genialidad de las serie está en sus capítulos, que te muestran la vida de todos los personajes, sus problemas, sus miedos y cómo se sienten, sin exagerar nada, te lo describen tal cual, de una manera lógica y no forzada. Los personajes son fieles a sí mismos, no sufren cambios bruscos, solo van evolucionando y se dejan guiar por sus sentimientos.

Y precisamente esos sentimientos, tanto buenos y malos, su acumulación y otros factores externos dotan a la serie de un drama bastante realista. Se dejan llevar por sus emociones y pensamientos, provocando un choque de sus personalidades con el resto del mundo, porque es difícil que logren mantener una relación estable con él.

Todo eso es apreciable por las distintas relaciones que mantienen los miembros de la familia con su entorno e incluso dentro de la misma. Esas relaciones detonan a cada personaje, mostrándonos de manera individual sus estados de ánimos, en escenas en las que se concentran el humor negro, la comedia, y charlas desde el más allá. A veces, en esas escenas individuales, se muestra el drama de sus propias vidas, aunque si es a nivel colectivos ya alcanza grandes cuotas.

No hace falta decir que la fotografía es deliciosa, muy acorde con los distintos lugares. Los guiones están hilados perfectamente con la historia y no tienen muchos altibajos. Además, las escenas están rodadas de forma genial y las interpretaciones son increíbles. Un reparto muy bien seleccionado.

Comentar ese FINAL. Lo pongo en mayúsculas porque sí, se lo merece. Es emocionante y sencillo. Esa supone un clímax en toda la historia. No es rebuscado, es el final más acorde, como la vida misma.

Puede que por el título y la trama de la serie se indique contrario, pero Six Feet Under solo se puede definir por una palabra: vida.

Y puede que todo lo que escrito no sea suficiente. No lo es. Puede que sea una serie con fallos, pero yo la encuentro perfecta para mí. Rememoro lo cabreada que me sentí con Nate debido a algunas acciones que hizo y no me hicieron mucha gracia. Recuerdo a la cabra loca de Claire y su intento por encajar. La inseguridad de David (mi personaje favorito) y su dulzura. Las locuras de la madre por intentar entender lo que pasa a su alrededor. Y la inestable Brenda, que tiene una considerable evolución a lo largo de la serie. Y su hermano. Y el resto de personajes. Y todo.


8 comentarios:

  1. Vi esta serie hace un par de años y al igual que tú, todos los recuerdos que me trae son buenos. La verdad es que nunca he llorado tanto con una serie como con el final de ésta: los últimos diez minutos son sublimes y te dejan triste a la vez que satisfecha. Tú lo has dicho muy bien: es una serie como la vida misma. 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que de esta serie se pueden hablar horas y horas. Cada cierto tiempo me da por ver el final y ciertas escenas que me gustan muchísimo. No me canso.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Esta serie la veía hace años cuando la daban en La 2 y tenía una extraña relación con ella, porque no me encantaba, pero a la vez me fascinaba. El caso es que una semana tras otra la veía. Yo la definiría como una serie rara...que me encantaba.Gracias por el post, me ha entrado el gusanillo para volver a echarle un vistazo. Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La premisa de que una serie se centre en una funeraria no es muy común, lo que la hace, como dices, rara. Pero ahí radica su encanto.

      Jejeje, me alegra de que te haya gustado la reseña :)

      ¡Un beso!

      Eliminar
  3. No la conocía y la verdad que tiene muy buena pinta!
    Te sigo y te invito a que te pases x mi blog.
    Besis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si puedes, échale un vistazo. Merece mucho la pena.

      Un beso.

      Eliminar
  4. Hola! Vi hace bastante unos pocos capítulos de la serie pero la verdad es que no me gusto, mas que nada por los personajes.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué pena que no te gustara! A mí los personajes sí que me agradaron desde un principio y cada vez más según avanzaba la serie.

      Pero bueno, para gustos los colores :)

      Besos.

      Eliminar